Tipos de manchas y sus causas

Algunos tipos de manchas suponen una alteración estética, una de las preocupaciones más frecuentes y motivo de consulta a diario en la farmacia, sobre todo después del verano. Estas se producen por un aumento en la producción de melanina, el pigmento natural de la piel, como respuesta a múltiples factores y siempre se acentúan con la exposición solar.

Tipos de manchas: ¿benignas o malignas?

Las manchas además de influir en la estética, pueden ser benignas o malignas, por lo que ante la más mínima duda, siempre recomiendo acudir al dermatólogo para evitar riesgos en nuestra salud. Estas son las manchas más comunes que suelen aparecer por hiperpigmentación:

Pecas

Son las manchas más sencillas de reconocer, son pequeñas y de color marrón localizadas en áreas expuestas al sol que pueden aparecer a cualquier edad y sobre todo en pieles claras. No suponen un riesgo para la salud y se suelen originar por predisposición genética y exposición solar.

Léntigos

Manchas marrones de mayor tamaño que las pecas, relacionadas con el fotoenvejecimiento. Suelen aparecer en pieles maduras porque los fibroblastos envejecidos, liberan factores de crecimiento melanogénicos que provocan hiperpigmentación. Suelen ser buenas pero conviene que el dermatólogo las revise sobre todo si cambian de tamaño, forma o color.

Melasma

Afección muy común en las mujeres que consiste en la aparición de manchas irregulares oscuras, ya sean marrones o grisáceas, extendidas en todo el rostro sobre todo en la zona superior del labio, mejillas, nariz, frente y en ocasiones, otras partes del cuerpo expuestas al sol como escote y hombros. Aparecen en pieles sometidas a cambios hormonales porque se estimulan los melanocitos produciendo hiperpigmentación.

Manchas Post-inflamatorias

Manchas con forma irregular que aparece tras lesiones inflamatorias (acné, cicatrices, etc) Tras la inflamación, se estimula la liberación de melanosomas y puede aparecer una mancha a nivel local que se acentuará con la exposición solar.

Lunares

Son agrupaciones de melanocitos planas, aunque pueden presentar relieves y tienen distintas tonalidades: marrones, pardos, negruzcos, etc. Pueden ser de nacimiento o surgir con el paso del tiempo, si se nota una variación de color, forma o textura necesitan revisión médica porque podrían suponer un riesgo para la salud y evolucionar en un melanoma.

Una vez analizado el tipo de mancha y su origen, podremos elegir el tratamiento más apropiado. Además os voy a dar unas pautas para que incluyáis en vuestras rutinas durante todo el año:

  • Uso diario de un antioxidante por las mañanas: previene y retrasa el envejecimiento de la piel y con ello, la aparición de manchas.
  • Utilizar filtro solar de máxima protección durante todo el año.
  • Exfoliación semanal
  • Uso de despigmentantes por la noche
  • Fotoprotección oral: La nutricosmética ayuda a frenar y reparar los daños derivados de la exposición solar actuando desde el interior del organismo aumentando la resistencia de la piel frente a las manchas.

Aparición de manchas en la piel, ¿cuál es su causa?

Los motivos o causas de la aparición de manchas en la piel son muy variadas, pero algunas de las más comunes son las siguientes:

  • Excesiva y prolongada exposición solar. Las radiaciones UV son el principal estímulo de la síntesis de melanina en la piel, siendo la primera causa de aparición y empeoramiento de la hiperpigmentación porque oxida la melanina, oscureciendo las manchas ya existentes. Por eso es fundamental el uso de un protector de amplio espectro a diario, aunque ya hablaremos de esto más adelante.
  • Envejecimiento cronológico con una predisposición individual genética.
  • Procesos inflamatorios cutáneos: procesos como la cicatrización de las imperfecciones provocan la estimulación de los melanocitos generando hiperpigmentaciones localizadas.
  • Cambios hormonales: influyen en la generación de melanina. El embarazo, la menopausia o el tratamiento con anticonceptivos son factores que potencian la aparición de manchas.
  • Medicamentos fotosensibles: la lista de medicamentos fotosensibles es muy larga, pueden ser fármacos tópicos, como: pomadas antiinflamatorias, ciertas fragancias y fármacos orales como el ibuprofeno, antibióticos, diuréticos, etc. Que pueden provocar reacciones con el sol y la aparición de manchas. Son sencillos de identificar porque siempre se indicará en el prospecto y en el envase que son fotosensibles; así que lo mejor será tomar las medidas adecuadas antes de empezar con el tratamiento; ya lo dice el refrán:"más vale prevenir que curar”.
  • Tabaco: la nicotina altera la actividad de los melanocitos, que son las células encargadas de producir melanina.

Si deseas acabar con las manchas y éstas son muy persistentes puede que requieran un tratamiento prolongado para adaptarse al tipo de mancha, origen y fase. Como podéis comprobar, los tipos de manchas y sus causas son muy variadas. Ante cualquier duda, por favor, consulta al médico especialista.