Hola amig@s

Este mes contamos con un post muy especial.  Hemos tenido la gran suerte de contar con la colaboración de Belén Álvarez, Química Especialista en Nutrición y autora junto con la Dra. Paula J.Fonseca (oncóloga médica), del libro "Comer para vencer al cáncer" y también de numerosos artículos y reportajes en distintos medios.

Debido a su experiencia y conocimiento en nutirición, hemos querido pedirle consejo sobre los buenos hábitos que debemos afrontar ante el cambio de estación. Todo esto, porque consideramos que en los meses estivales se realiza un consumo excesivo de refrescos con azúcares, alcohol, comidas fuera de casa, exceso de horas de sol... que deriva en un abuso calórico y en definitiva también afectará al estado de nuestra piel.

A continuación os dejamos las pautas que Belén nos aconseja para prepararnos correctamente: 

"Si queremos depurar el organismo tras estos excesos de las vacaciones porque nos notamos más hinchados, tu estómago te está dando problemas, tu piel ha perdido luz y te notas sin fuerzas, el mejor momento es justo antes del cambio de estación. En la dieta,en líneas generales deben predominar alimentos con buenos nutrientes, grasas “buenas” y en cantidades apropiadas, mucha fibra, mucha agua y poco azúcar. 

¡RECORDAR QUE SI HAY SALUD LA BELLEZA SIEMPRE QUEDA REFLEJADA!

Elabora tus menús diarios a base de frutas y verduras frescas, carne magra (pollo, pavo o conejo), pescado, lácteos desnatados, cereales integrales, mucha agua e infusiones como el téverde.

Si además, lo acompañas de ejercicio como caminar, hacer yoga, pilates, o nadar, los efectos se multiplicarán y obtendrás mejores resultados.

Deberás realizar las 5 comidas diarias recomendadas e intentar comer en platos de postre. Aquí van una serie de ideas para luego con un poco de imaginación ir combinando alimentos y hacer tu propio menú diario:

DESAYUNO

Una pieza de fruta de temporada o zumo de naranja
  * Un lácteo 0% de materia grasa (yogurt desnatado, queso fresco o requesón)
  * Una tostada de pan integral
 * Té o infusiones. Prescinde del café, cacao soluble y cualquier tipo de bollería industrial (en todo caso puedes prepararte un bizcocho casero).

Si nos hemos excedido con las grasas y el alcohol, existe un remedio natural al que podemos recurrir ocasionalmente: tomar unos minutos antes del desayuno una cucharadita de aceite de oliva y una cucharada de limón con un gran vaso de agua.

MEDIA MAÑANA

Cuando hayan transcurrido entre 2 horas y 3 horas después del desayuno, proponemos una infusión + 2 lonchas de pavo/jamón york o un trozo de queso fresco. También valdría fruta como una manzana o una pera, un par de mandarinas etc. 

COMIDA.

Ensalada o verduras frescas como entrante : acelgas, brócoli, calabacín, canónigos, lechuga, champiñones, espinacas, pepino, pimientos verdes etc.

De segundo un pescado a la plancha (blanco o azul) o carne blanca (pollo, pavo o conejo) acompañado de verduras al vapor y aliñado con aceite de oliva. Se puede condimentar con especias como  tomillo, orégano, laurel o pimienta. 

De postre: un yogur desnatado o una fruta y una infusión.

MEDIA TARDE  

Para evitar estar en ayuno hasta la cena, tomaremos al igual que la propuesta a media mañana. Si tienes muchas ganas de algo dulce puedes optar por una onza de chocolate negro (mirar siempre que contenga más del 70% de cacao). De ahí la gran importancia de leer siempre las etiquetas.

CENA 

No te saltes nunca la cena!!!, que sea ligera y nunca te acuestes tras haber acabado de cenar. La cena perfecta sería verduras y pescado, pero puedes cambiar el pescado por tortilla francesa o un poco de pollo o pavo. De postre, por ejemplo un yogur desnatado si no lo has tomado durante el día y una infusión (tila o valeriana te ayudará a dormir mejor).

Además de todo esto se debe beber más agua: además de no tener calorías, es el mejor sistema de hidratación para nuestro organismo. Limitemos todo lo posible los refrescos azucarados y las bebidas con alcohol.

Recuperar horarios de sueño: en vacaciones los horarios de descanso son mínimos. Podemos trasnochar hasta  muy tarde como dormir siestas de dos horas. Recuperar una rutina de sueño nos va a ayudar a optimizar el descanso y a sentirnos mejor y nuestra piel nos lo agradecerá..

De vuelta a hacer deporte: podemos comenzar con sesiones cortas de 20-30 minutos, tres-cuatro veces a la semana. Correr, pedalear, nadar, pesas, tenis, pádel...todo vale para comenzar a movernos. Podemos olvidarnos del ascensor un tiempo y subir escaleras ya que es un ejercicio muy completo, sobre todo para las piernas y el corazón. Lo que parece algo insignificante como subir tres pisos andando, es una actividad equiparable a hacer 3 series de ejercicios de piernas en el gimnasio.

Por el contrario, un breve resumen de lo que se debe evitar porque contienen gran cantidad de calorías sería: 

    • Fiambres y embutidos que facilitan la retención de líquidos.; Refrescos: son ricos en azúcares; Bollería industrial: tienen muchas grasas; Bebidas alcohólicas: aportan gran cantidad de  calorías ( lo que denominamos calorías vacías) derivadas del alcohol, no favorece una buena hidratación que promueva la circulación sanguínea para eliminar desechos.Precocidos y fast-food:  son ricos en sodio y frecuentemente también contienen más grasas y calorías, por lo tanto, si queremos depurar el organismo, estos alimentos también deben evitarse en nuestra dieta.

Con todo esto, como bien decía Hipócrates “Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina sea tu alimento”. Los alimentos que ingerimos deben proporcionarnos bienestar y sobretodo SALUD a nuestro cuerpo y es por ello que podremos lograr preparar platos ricos, nutritivos y sanos que nos ayudarán a eliminar esas toxinas de más acumuladas en los meses de verano y lucir mucho más espléndidas para la nueva estación."

Esperamos que os haya gustado y sobre todo que nos sirva de ayuda para mantener nuestra salud y bienestar en buena forma.

Hasta pronto

 Ana París